Vincular a las cooperativas en compras estatales, apuesta de la Vicepresidenta

Noticia

Vincular a las cooperativas en compras estatales, apuesta de la Vicepresidenta

Bogotá D.C. , 21/04/2021

Foto: @ViceColombia

  • A través de la economía solidaria, se busca brindar alternativas de crecimiento empresarial a la población informal.
  • Este modelo también se quiere replicar en el agro, para posicionar cultivos como el maíz amarillo.
  • El Gobierno tiene el objetivo de dejar una impronta de bienestar social y equidad, en el camino al desarrollo de Colombia.

Bogotá, 21 de abril de 2021 (@ViceColombia). Con la propuesta de que las cooperativas se conviertan en proveedores de compras estatales, la Vicepresidente Marta Lucía Ramírez instaló la Jornada “Identidad y emprendimiento”, organizada por la Asociación Colombiana de Cooperativas — ASCOP, que se llevó a cabo este miércoles. La alta funcionaria insistió en la asociatividad como el camino para brindar garantías laborales y un ingreso estable a la población informal.

La idea es que las pequeñas empresas, también tengan participación activa en estos procesos. “Nosotros queremos que haya una consolidación de carácter empresarial, entre las cooperativas y su clasificación como MIPYMES, algo contemplado en la Ley de Emprendimiento, pero también, que esas cooperativas puedan ser socias de empresas privadas en proyectos de gran escala. Le insistí muchísimo al director de Colombia Compra Eficiente, Andrés O'Meara: necesitamos que el sector de economía solidaria se convierta en proveedor de compras estatales, y que la asociación con MIPYMES, nos dé musculo, que se les permita de verdad competir con las grandes empresas nacionales y con las internacionales, que son las que están ganando buena parte de esas licitaciones”, señaló la Vicepresidente.

Precisamente, la alta funcionaria está liderando la reactivación segura del sector informal en 11 ciudades, con base en la economía colaborativa, Ya en Cúcuta, se formalizaron las primeras cinco cooperativas. “Tenemos que lograr que esta economía solidaria sea la que nos permita agrupar esta población informal de las calles, los vendedores ambulantes, muchos de estos micronegocios. Estamos mirando cómo fortalecemos la institucionalidad, cómo mejoramos y damos más garantías sobre la vigilancia adecuada, pero cómo también ayudamos a que haya una visión de negocios.  De esta manera, vamos a lograr decisiones transformadoras de verdad, de las condiciones de trabajo de la población informal en nuestro país”, afirmó.

Se refirió, además, a la necesidad de aplicar este modelo, en las áreas rurales. “Creo que en el sector empresarial también hay muchísima gente consciente de la necesidad de desarrollar, por ejemplo, agricultura industrial. Ustedes ven hoy que el Gobierno está totalmente convencido que el país puede pasar de 300.000 hectáreas sembradas en maíz amarillo, a un millón de hectáreas. Si esto se hace por cada campesino individual, nunca lo vamos a lograr, pero si generamos cooperativas de campesinos, es distinto, eso les da escala: unos canales de comercialización conjuntos, una negociación conjunta con las industrias transformadoras de ese maíz”, dijo.

Para finalizar, enfatizó en que, el progreso del país, viene con una importante cuota social. “Es demasiado lo que Colombia puede transformar su desarrollo y las condiciones de vida, si el sector de la economía solidaria crece, se fortalece, se reproduce, se alinea con los objetivos del desarrollo nacional, y sí nos encargamos entre todos, de hacer esos ajustes que le den confianza y garantía a todos los que tienen que actuar con el sector”, concluyó.